viernes, 8 de noviembre de 2013

Sangha / Convivencia - Armonía



La práctica en el seno de una comunidad, es decir, de una Sangha, nos permite beneficiarnos de la energía del grupo. Todo el mundo esta respirando atentamente; todo el mundo esta caminando atentamente. Podríamos considerar a la Sangha como un barco.

Todos llevamos, en nuestro interior, ladrillos de sufrimiento y, a falta de barco, corremos el peligro de hundirnos en el río del sufrimiento. Si arrojas una piedra al río, se hundirá, pero si dispones de un barco, podrás transportar en él muchas más piedras. Y lo mismo podríamos decir con respecto al dolor y al sufrimiento. Si sabes utilizar el barco construido por la energía generada por la Sangha, no te ahogarás en tu propio sufrimiento. La confianza que deposites en la Sangha te aportará la confianza necesaria. Entonces podrás decirte: “Me apoyo en la Sangha. La Sangha genera la energía de la compasión y de la atención plena. En eso confío”.

El voto: “Tomo refugio en la Sangha” no es tanto declaración de fe como una práctica. Debemos confiar en la Sangha, que está compuesta por personas que practican la atención plena, personas que, a cada instante, generan la energía colectiva de la atención plena. En esa energía deberías depositar tu confianza. (…)
Aprende a caminar, aprende a sentarte, aprende a respirar y deja que la Sangha te ayude.

Estás aquí-La magia del momento presente
Thich Nhat Hanh
Editorial: Kairos-2011

No hay comentarios: