jueves, 31 de marzo de 2011

Zazen / Sesshin

Un gran Maestro llegó a un pueblo a dar charlas a sus futuros discípulos, pero antes quería saber si estaban preparados para recibir su enseñanza.

Una vez junto a ellos, les preguntó: ¿Saben de qué voy a hablarles?. No, respondieron al unísono. Entonces, dijo el Maestro, me retiraré hasta que ustedes sepan de qué voy a hablarles.

Al siguiente día el Maestro volvió a verlos y nuevamente les preguntó: ¿Saben ahora de qué voy a hablarles?. Si Maestro, luego de habernos reunidos y por la referencias de otros pueblos ya sabemos de qué va a hablarnos.

Entonces, dijo el Maestro, si ya saben, me retiro.

Desconcertados los discípulos no sabían que hacer y estuvieron meditando todo el día para ver que respuesta le daban al Maestro.

Al otro día el Maestro volvió a preguntar: ¿Ya saben de qué voy a hablarles?. Los discípulos dijeron, si Maestro, pero no nos ponemos de acuerdo, la mitad si sabe pero la otra no.

Entonces, dijo el Maestro, que la mitad de ustedes le enseñe a la otra mitad y acto seguido se retiró.

Al cuarto día, nuevamente el Maestro llegó y preguntó: ¿Ya saben de qué voy a hablarles?. Nadie respondió, estaban en profunda meditación. Entonces el Maestro meditó junto a ellos.

No hay comentarios: