domingo, 28 de noviembre de 2010

ZaZen (La Postura)

La práctica del za-zen es el secreto del Zen. El za-zen es difícil, lo sé, mas si se ejercita cotidianamente es muy eficaz para la liberación de la conciencia y el desarrollo de la intuición. El za-zen no sólo desprende gran energía, sino que es también posición auroral. Su práctica no nos fuerza a obtener algo. Su fin es únicamente concentración en la posición, modo de respirar, actitud del espíritu.

La posición. Sentado en el centro del zafu (cojín redondo), se cruzan las piernas en loto o medio loto. Si no es posible se cruzan simplemente cuidando de no poner un pie sobre el muslo. No obstante, conviene apoyarse firmemente en el suelo con las rodillas. En la posición de loto los pies oprimen en cada muslo zonas que comprenden los principales puntos de acupuntura correspondientes a los meridianos del hígado, la vesícula y el riñón. Antiguamente los samuráis estimulaban estos centros de energía, de forma natural, por la presión de los muslos sobre el caballo.

Pelvis caída hacia adelante, al nivel de la quinta vértebra lumbar (según mi maestro, es como si el ano mirara al sol), columna vertebral arqueada, espalda recta. Se toca la tierra con las rodillas y el cielo con la cabeza. Mentón hundido, nuca erguida, vientre distendido, nariz en línea vertical con el ombligo; se es como un arco tenso cuya flecha sería el espíritu.

Una vez en posición se colocan los puños cerrados (apretando el pulgar) sobre los muslos, cerca de las rodillas, y se balancea la espalda muy recta a derecha e izquierda siete u ocho veces reduciendo lentamente el movimiento hasta encontrar la vertical de equilibrio. Se saluda (gassho) entonces, es decir, se juntan las manos delante de sí, palma con palma, a la altura de los hombros; los brazos, doblados, permanecen horizontales. No queda más que poner la mano izquierda sobre la derecha con las palmas mirando al cielo y contra el abdomen. Los pulgares en contacto por su extremidad, horizontales por una ligera tensión, no dibujan hondonada o pico. Los hombros caen naturalmente retirados hacia atrás. La punta de la lengua roza el velo del paladar. La mirada se posa a un metro de distancia, pero está volcada hacia el interior. Los ojos semicerrados no miran nada, intuitivamente se «ve» todo.




La respiración. Juega un papel primordial. El ser vivo respira. Lo primero es el aliento. La respiración Zen no es comparable a ninguna otra. Tiende ante todo a establecer un ritmo lento, poderoso y natural. Si nos concentramos en una espiración suave, larga y profunda, la inspiración viene de forma natural. El aire se retira paulatina y silenciosamente, mientras que el empuje debido a la espiración desciende con fuerza en el vientre. Se «oprimen los intestinos» provocando así un saludable masaje de los órganos internos.

Los maestros comparan la respiración Zen al mugido de la vaca o al grito del recién nacido. Este hálito es el «om», la simiente, el pneuma, fuente de vida.

Actitud del espíritu. La respiración adecuada brota de una posición correcta. De igual modo la actitud del espíritu fluye naturalmente de una profunda concentración en la posición física y en la respiración. El ejercicio correcto nos hace vivir largamente, apaciblemente, con intensidad. Neutralizamos los shocks nerviosos, dominamos los instintos y las pasiones, controlamos la actividad mental. La circulación cerebral mejora notablemente. El córtex descansa y el flujo consciente de pensamientos cesa. La sangre afluye a las capas profundas que, mejor irrigadas, se despiertan de un semisueño; su actividad produce una sensación de bienestar, serenidad y paz parecida al sueño profundo pero en pleno despertar. El sistema nervioso se relaja, el cerebro «primitivo» entra en plena actividad. Plenamente receptivos y atentos, pensamos con cada una de las células de nuestro cuerpo. Inconscientemente, toda dualidad, toda contradicción desaparecen.

Los pueblos llamados primitivos han conservado un cerebro profundo muy activo. La civilización occidental ha educado y refinado el intelecto al tiempo que perdía fuerza, intuición y sabiduría, ligadas al núcleo interno del cerebro. Por eso el Zen es un tesoro inestimable para el hombre de hoy, para el que aún tiene ojos para ver y oídos para oír.

Por la práctica regular del za-zen nos es dado convertirnos en hombres nuevos volviendo al origen de la vida.

Podemos acceder a la condición normal del cuerpo y del espíritu (que son uno) captando la existencia en su raíz.

Sentados en za-zen dejamos correr las imágenes y pensamientos que atraviesan el inconsciente como nubes por un cielo límpido. Sin oponernos, sin agarrarnos a ellas, como sombras delante de un espejo las emanaciones del subconsciente pasan, tornan y se desvanecen. Y se llega al inconsciente profundo, sin pensamiento, más allá de todo pensar (hishiryo), pureza verdadera. Zen es muy simple y muy difícil de comprender. Es un problema de esfuerzo y repetición, como la vida.

Sentados, sin ningún tipo de ocupación, sin fin ni espíritu de provecho. Si la posición-respiración y actitud de vuestro espíritu están en armonía, comprenderéis el verdadero Zen, captaréis la naturaleza de Buda.

Texto: Maestro Taisen Deshimaru
Video: Maestro Gudo Nishijima

miércoles, 24 de noviembre de 2010

Aquí y ahora 04

¿Por qué no?

Con perseverancia y sin premura, tan naturalmente como se respira, LaNada emite su programa Nº 4 cumpliendo su mes en la web. No es mucho, no es poco, es lo que es tal cual es.

51:46: Apertura
50:47: Joe Coker/ I've Gotta Use My Imagination
46:26: Gotas Zen
42:24: Identificación
41:54: Tracy Chapman/ A Theory
38:44: George Kaladrian/ Jorge Berenguer Barrera
36:24: Miles Davis/ Round Midnight
30:33: Identificación
29:43: Samuel Kaladrian/ Jorge Berenguer Barrera
25:02: Chico Buarque/ A Banda
22:56: Identificación
22:27: Orlando Kaladrian/ Jorge Berenguer Barrera
17:30: Chango Spasiuk/ Infancia
13:58: Gotas zen
09:48: Joan Baez/ The Ballad Of Sacco And Vanzetti
04:40: Cierre
03:41: Hannya Haramit
a

A quien escuche, a quien pase, a quien diga a otros que escuchen o pasen, a quién suponga que ha pasado u oído, a quien sueñe que alguien pasó o escuchó... Gracias

sábado, 20 de noviembre de 2010

Kyosaku

En Budismo Zen,  Kyosaku es una vara plana de madera utilizada por el maestro del Soto durante los períodos de zazen para evitar el adormecimiento o  excesiva tensión.

Se utiliza dando golpes o serie de golpes suaves en la espalda y hombros de quien medita, en la zona muscular entre los huesos y la columna vertebral. El Keisaku es bastante fino y algo flexible y los golpes que da no hacen daño. El impacto, junto con su sonido agudo se considera estimulante.

La palabra Kyosaku puede ser traducida como Vara de alarma o estimulante. En Soto Zen, el Kyosaku se utiliza a petición de quien medita, quien arquea la cabeza y hace la señal de Gassho con las manos exponiendo después cada hombro para recibir los golpes.

martes, 16 de noviembre de 2010

Aquí y Ahora 03

Sin estridencias, sin grandes novedades, ocurriendo como todo ocurre, Radio LaNada vuelve a ocurrir sin pretensiones, sin pensamientos, sin merito....

57:09: Apertura
55:41: Santana/ Adouma
51:30: Gotas Zen
49:49: Serrat/ Pueblo Blanco
44:05: Identificación
42:00: Instrucciones Para subir una Escalera/ J. Cortazar
38:58: Cesaria Evora/ Mar Nha Confidente
33:36: Identificación
33:07: Hecho Veridico / J.Cortazar
31:24: Deep Forest/ Deep Forest
25:55: Instrucciones para dar cuerda a un Reloj/ J. Cortazar
23:18: Identificación
21:59: Yuliet Topaz/ A Miracle
16:27: Gotas Zen
12:10: Andreas Vollenweider/ Behind the Gardens
05:11: Cierre
03:41: Hannya Haramita

Gratitud franca y reiterada a quienes pasan y oyen.

sábado, 13 de noviembre de 2010

Sampai

Cabeza en el suelo, homenaje agradecido a todos los seres y cosas.


Hacer sampai es la expresión perfecta de zazen : abandonar el ego, abandonar cuerpo y mente y ser humildes ante los otros, ante el orden cósmico y ante los Budas vivos que vienen a practicar zazen.
Sampai, es hacer realidad que el dharma, la transmisión de la enseñanza, es más importante que nuestro pequeño cuerpo.

martes, 9 de noviembre de 2010

Aquí y Ahora 02

No. No es a pedido del público, pero la perseverancia trae ventura....

Radio LaNada vuelve a ocurrir (Play en el cusifai blancucho de ahí al costadito)

47:45: Apertura
46:43: Seal /A change is gonna happen
42:49: Gotas Zen
40:23: Juana Molina/ Malherido
36:36: Identificación
35:31: La vuelta de Mambru/ Mario Benedetti
29:46: Emir Kusturica & The No Smoking Orchestra/ Ovo Je Muski Svet
23:21: Identificación
22:33: Los Formales y el frio/ Mario Benedetti
18:48: Merecedes Sosa / Y Dale alegría a mi Corazón
14:20: Gotas Zen
12:01: Gotan Projet/ Vuelvo al Sur
05:09: Cierre
03:41: Hannya Haramita .

Gracias a todos los que ponen el oído.

viernes, 5 de noviembre de 2010

El Espíritu del gesto: ZANSHIN

Este es un término que se encuentra muy a menudo en la práctica de la esgrima japonesa (Kendo). Zanshin es el espíritu que permanece sin apegarse, el espíritu que permanece vigilante. Hay que tener cuidado con la acción y permanecer atento a lo que pueda ocurrir después. Hay, por ejemplo, una manera zanshin de cerrar la puerta, de posar un objeto, de tomar una comida, de conducir un coche o incluso de permanecer inmóvil. Se posan los objetos con precaución, se suspende el movimiento durante una fracción de segundo antes de cerrar una puerta con el fin de no dar un portazo. 




Yo insisto siempre sobre el saludo de las dos manos en gassho: antes y después de la meditación de zazen, o bien cuando uno quiera moverse, o cambiar de piernas durante zazen: hay que saludar así. Este saludo mantiene la concentración de la energía, y es una señal de respeto a los demás. Esta educación también se encuentra en el arte floral (Ikebana), en la ceremonia del té, en la caligrafía. Es difícil estar en lo que se ha hecho, pero es más difícil aun estar atento para lo que pueda suceder a continuación.

Originalmente, la palabra zanshin proviene del arte del sable y significa: “prestar atención al adversario”.

Zanshin se aplica a todos los actos de la vida. La belleza natural del cuerpo es el reflejo del entrenamiento del espíritu a la concentración en los gestos. El trabajo manual (samu), se trate de las faenas caseras o de la agricultura, del arte o de la artesanía no condiciona solamente la salud del cuerpo y la habilidad de los dedos, sino también la agilidad del cerebro. Los gestos se vuelven fáciles y controlados a través de la práctica, y el cuerpo encuentra su belleza. La acción natural es inconsciente y perfectamente bella.

Maestro Taisen Deshimaru

martes, 2 de noviembre de 2010

Quien quiera oír que oiga

Después de muchas horas-traste, experimentos y los infaltables prueba, error, prueba... Llega el sonido y la voz de LANADA a la Red.
 
pulse play ahí al costadito
(Seguiremos insistiendo en este formato)


56:26: Apertura
55:24: Sting & Craig David/ Rise and Falls
50:48: Identificación
50:03: Gotas Zen
44:13: Diana Krall/ Little Girl Blue
38:42: Identificación
38:18: Historia de la Intrusa / Eduardo galeano
                (Música de Chango Spasiuk)
25:34: Identificación
25:09: Buena Vista Social Club/ Chan Chan
22:55: Gotas Zen
18:29: Imelda May / Big Bad Handsome Man
15:49: Identificación
15:18: Gotas Zen
11:26: Yo Yo Ma / Tango Remembrances (Piazzolla)
05:09: Cierre
03:41: Hannya Haramita

(Les queda el derecho a replica)

Gracias .